Imprimir

BDEide febrero 2022

Publicado en Newsletter

EDITORIAL

 

 

Apreciado Amigo, apreciada Amiga,

En este boletín incorporamos noticias relacionadas con la energía, elemento clave para la sostenibilidad económica y social.

La reciente declaración de energía verde asignada a las centrales nucleares y de gas, desde la Comisión Europea ha suscitado una controversia en el seno de los países de la unión, con declaraciones a favor y en contra (España secundando en contra). La situación prebélica de Ucrania y Rusia ha creado un clima de temor al suministro de gas ruso, aparte por supuesto del peligro de escalada militar en Europa.

Nos preguntamos si en este contexto, las necesidades energéticas podrán ser satisfechas con las fuentes actuales de energía o dicho de otra manera, si les energías renovables podrán sustituir en medio plazo a las que no lo son.

Desde EIDE creemos que sí pero habrá que trabajar y sobre todo, innovar para conseguir estos objetivos.

Un cordial saludo,

Carlos Rodríguez Ferrer

 

 

ANÁLISIS

¿Es sostenible la capacidad energética para dar servicio a las necesidades de las empresas y los ciudadanos?

 

La capacidad instalada del parque generador en España se incrementó un 0,7 %, el año 2020 con 110.839 MW. Del total de la potencia instalada, el 54 % corresponde a instalaciones de energía renovable, que superaron por segundo año consecutivo desde que existen registros estadísticos, a las tecnologías no renovables (1)

En el 2020 la potencia instalada renovable se incrementó a 59,1 GW en el sistema eléctrico peninsular, un 56 % de la potencia instalada total. La integración de esta nueva potencia renovable, mayoritariamente eólica y solar fotovoltaica, representa un fuerte impulso a la transición energética y al cumplimiento de la senda de integración fijada en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, con horizonte 2030.

Este parque generador de energía eléctrica peninsular cada vez más renovable se debe al incremento que se ha producido en el 2020 de potencia instalada eólica del 7,1 %, solar fotovoltaica 34,1 % y otras renovables 4,7 % respecto al año 2019.

Por el contrario, la potencia no renovable peninsular descendió un 7,5 %, como consecuencia de la reducción de potencia instalada de carbón del 40,4 % debido al cierre definitivo de las centrales térmicas de Compostilla II, Guardo, La Robla, Meirama y Teruel, con lo que se restan 3.723 MW de potencia instalada de generación no renovable peninsular.

En cuanto a la generación eléctrica, se produjo el año 2020 un máximo en generación renovable peninsular con una cuota en la generación eléctrica del 45,5 % debido al incremento de la producción hidráulica y solar fotovoltaica, un 23,9 % y 68,5 % superiores a las del año anterior respectivamente.

La participación de la generación no renovable se situó en el año 2020 en el 54,5 % del total peninsular, disminuyendo 6,6 puntos porcentuales respecto al año anterior cuando el peso no renovable fue del 61,1 %. Este descenso de la generación no renovable peninsular se debe sobre todo a la menor producción de los ciclos combinados, que han generado un 25 % menos que en el 2019, y de las centrales de carbón que han representado tan sólo el 2 % del mix, el valor más bajo desde que existen registros estadísticos.

Escenario mundial. Qué podemos esperar en el futuro.

Según las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), la demanda de energía primaria mundial crecerá un 30% hasta el año 2040, manteniéndose un peso importante de los combustibles fósiles sobre el consumo total, de forma que carbón, gas natural y petróleo representarán el 80% de la energía consumida en 2040.

En cuanto a la insostenibilidad económica, es destacable que una economía basada en el consumo de recursos energéticos fósiles finitos (gas, carbón y petróleo) verá comprometida su competitividad ante el previsible crecimiento tendencial que experimentarán los precios de las materias primas energéticas. Además, el crecimiento de los precios del petróleo se podrá ver mitigado por la aplicación de políticas ambientales orientadas a alcanzar el escenario 450 ppm (que contempla importantes medidas adicionales para limitar el incremento de la temperatura a 2º C).

Por otro lado, en el caso de las economías fuertemente dependientes del exterior para cubrir sus necesidades energéticas, al riesgo de precio derivado de la evolución de los precios energéticos, se añade el de interrupción del suministro ante eventuales situaciones de diversa índole. Un ejemplo de ello, es el producido por un conflicto entre Rusia y Ucrania.

En definitiva, la insostenibilidad del modelo hace necesario la puesta en marcha con celeridad de medidas que conlleven una profunda transformación del modelo energético.

Para ello existen fundamentalmente dos grandes bloques de medidas:

Soluciones de demanda: consisten fundamentalmente en actuaciones encaminadas a mejorar la eficiencia energética, fundamentalmente en los usos finales – reduciendo el consumo energético en iluminación, calefacción y refrigeración, desplazamientos, etc.

Soluciones de oferta: suponen la creciente implantación de tecnologías que permitan la descarbonización del mix energético, siendo predominantes las actuaciones encaminadas a fomentar las energías renovables, la energía nuclear y la captura y almacenamiento de CO2.

(1) RED ELÉCTRICA DE ESPAÑA. El sistema eléctrico español 2020. junio 2021.

(2) Energía y sociedad. https://www.energiaysociedad.es/manual-de-la-energia/1-6-insostenibilidad-del-sistema-energetico-y-vias-de-solucion/

NOTICIAS DESTACADAS

Centrales nucleares y de gas se etiquetarán como sostenibles según las normas propuestas por la Comisión Europea

 

La Comisión Europea está avanzando con planes para reconocer el papel del gas natural y la energía nuclear en el objetivo de la neutralidad de carbono para 2050, aunque con una serie de advertencias.

La cualificación de energía verde es un campo de batalla para los estados miembros que enfrentan diferentes prioridades. Como era de esperar, los estados miembros que dependen del gas y la energía nuclear están abogando por su inclusión, mientras que los países con más ambiciones climáticas quieren dar un ejemplo claro de cómo es una transición de energía limpia y algunos se están preparando para luchar por ello en los tribunales.

En las propuestas finales publicadas por la Comisión Europea, las plantas de energía de gas serían etiquetadas como verdes esta década si emiten menos de 270 g de CO2 equivalente por kWh, o tienen emisiones anuales por debajo de 550 kg CO2e por kW durante 20 años

Las nuevas plantas nucleares deben recibir permisos de construcción antes de 2045 para obtener una etiqueta de inversión verde y estar ubicadas en un país con un plan y fondos para eliminar de manera segura los desechos radiactivos para 2050.

Más información

 

NOTICIAS DESTACADAS

 

Una nueva forma de almacenar energía sostenible: 'Baterías de información'

 

Un futuro impulsado por fuentes de energía renovables podría salvar al mundo del devastador cambio climático y reducir las facturas de energía. Pero la energía renovable tiene un problema de intermitencia: el sol no proporciona energía durante la noche, mientras que los vientos pueden detenerse repentinamente.

Un mejor almacenamiento de baterías se considera clave para resolver el problema de la intermitencia mediante el almacenamiento de energía cuando el viento y el sol son fuertes. Pero las soluciones de almacenamiento actuales, incluidas las baterías de iones de litio y la energía hidroeléctrica bombeada, son costosas y difíciles de escalar.

¿Qué pasaría si la energía renovable excedente pudiera almacenarse como datos de ordenador en su lugar? Ese es el pensamiento detrás de las "baterías de información", un nuevo sistema propuesto por un estudiante de la Universidad de San Diego, publicado recientemente en ACM Energy Informatics Review.

Cuando la energía renovable está disponible en exceso, se utiliza para realizar cálculos especulativos en grandes centros de datos que consumen mucha energía. Estos centros de datos, desde Google a Facebook hasta la reproducción de películas de Hollywood, consumen de 10 a 50 veces la energía de un edificio comercial típico. Los resultados computados almacenados se pueden usar más adelante cuando la energía verde sea menos abundante.

Existen ciertas limitaciones, que los investigadores exploran en el estudio: por ejemplo, solo es posible en algunas cargas de trabajo y en algunos contextos.

Más información

 

NOTICIAS DESTACADAS

 

¿Nuclear o renovable? El polémico debate sobre la autonomía energética de España

Los últimos acontecimientos geopolíticos han dejado en evidencia que la dependencia de Europa en materia energética con países terceros es un problema político y de estabilidad para la Unión Europea (UE) más que un problema meramente comercial.

Los malabares políticos que los países europeos dependientes del gas deben hacer para mantener una cierta estabilidad en su suministro despierta la urgencia de buscar alternativas para lograr la independencia energética.

 

Para países como Francia la solución es retomar su apuesta por la energía nuclear, combinada con las energías renovables. Pero España se mantiene firme en su intención de alcanzar la completa desnuclearización en 2035, siguiendo los puntos de su Plan Nacional Integral de Energía y Clima 2021-2030 (Pniec).

Sin embargo, el plan de España supone seguir importando gas y otras energías mientras desarrolla sus fuentes de energía renovable. Se espera que en el futuro el país europeo pueda depender únicamente de las energías que produce de manera sostenible, aunque varios expertos de diferentes ámbitos expresan su escepticismo y preocupación ante un plan que consideran demasiado ambicioso, y quizás peligroso, en lo que refiere a la autonomía energética de España.

Pero el plan de Francia no es el de España, que tal y como también hacen otros países como Alemania continúa con su objetivo de cerrar todas las nucleares en 2035. Esta meta supone una presión para el sector de las renovables, que deberá suplir esa falta de producción en la próxima década si el país quiere estar a salvo de los vaivenes geopolíticos.

Más información

 

NOTICIAS DESTACADAS

 

 

7 consejos que te ayudan a ahorrar en la factura de la luz cuando teletrabajas

 

Trabajar desde casa puede ser realmente cómodo: ahorras tiempo en transporte y desplazamientos, tienes la opción de organizar el tiempo como quieras y es más fácil conciliar la vida familiar.

Sin embargo, esta modalidad también tiene ciertas desventajas. La más evidente de ellas es que el consumo energético en casa es mayor y el trabajador puede acabar pagando más en la factura.

Aprovechar la luz del día, planificar la jornada, usar la temperatura más óptima o priorizar los dispositivos de bajo consumo son algunas claves a tener en cuenta, pero no las únicas.

 

  • Seguir de forma estricta un horario te puede ayudar a no trabajar más de 8 horas, lo que acaba repercutiendo necesariamente en un gasto mayor.
  • Si tienes la opción de horario flexible lo mejor es que empieces tu jornada cuando ya haya suficiente luz natural, así no tendrás que encender los interruptores durante gran parte de la jornada.
  • La temperatura ideal para estar cómodo en invierno se consigue poniendo el termostato en torno a los 20ºC. Puedes tener el mismo problema en verano con el aire acondicionado. En este caso debe estar a 25ºC. Una buena alternativa para el frío es usar radiadores y estufas de bajo consumo.
  • Intenta comer en los horarios más económicos. La hora más óptima para cocinar es entre las 14:00 y las 18:00, ya que te encontrarás en el tramo llano. Preparar el desayuno antes de las 8:00 también te va a ayudar.
  • Usar bombillas LED también es una opción interesante si no quieres que el coste de la factura se dispare por trabajar en casa.
  • Es posible que te resulte más cómodo usar un ordenador de sobremesa, pero debes saber que el gasto energético será menor si optas por un portátil. Un portátil consume hasta un 50% menos que un ordenador de sobremesa.
  • No olvides ajustar la potencia contratada. Lo importante es que la potencia vaya en consonancia con las necesidades que tienes realmente.

Más información

 

NOTICIAS EIDE

 

 

Transición energética en los polígonos de actividad económica (PAE)

 

El coste de la energía de los polígonos de actividad económica constituye un factor fundamental de su competitividad. Desde hace algunos años, ha habido varias iniciativas para analizar los factores claves para la transición energética en los polígonos industriales, como por ejemplo el Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona y la Guía de iniciativas locales hacia la transición energética a los polígonos industriales del Pacto Industrial de la Región Metropolitana de Barcelona.

Conforme la Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética., la lucha contra el cambio climático y la transición energética comportan transformaciones tecnológicas y cambios en la industria. Por eso, es necesario ligar la transición energética a la política industrial y a la Y+D, estableciendo mecanismos de apoyo en la industria porque la transición tecnológica genere mayor competitividad y un mejor posicionamiento de esta, y resulte en generación de riqueza y ocupación de calidad

EIDE ha apoyado con actuaciones divulgativas relacionadas con estos ámbitos.